Urbasa bosque encantado

Cuenta la leyenda que hace ya muchos años en la zona vivían unos gigantes que tenían aterrorizados a los habitantes de los pueblos vecinos. Si bien esta familia de gigantes no hacían ninguna maldad y se dedicaban a vivir en armonía con la naturaleza, los lugareños les atribuían todo lo malo que por allí ocurriese.

Hasta que un día una turba enfurecida se hecho al monte para intentar acabar con aquellos monstruosos gigantes. Para llegar hasta la caseta de información del Parque Natural de Urbasa y Andía desde donde parte esta ruta tenemos que seguir la carretera que une las localidades de Estella , en plena autovía del Camino entre Logroño y Pamplona, y Olazagutía en la A Una vez allí dispondremos de varias zonas habilitadas para el estacionamiento de vehículos desde las que podremos acceder al bosque encantado.

Haz doble clic en la imagen para verla a pantalla completa.

Un mundo mágico escondido en el bosque

Bonita ruta para nuestro amigo que no debiera suponerle grandes esfuerzos realizarla. No tendremos puntos donde nuestro compañero pueda beber, por lo que es imprescindible llevarle algo de agua. Igualmente, te invitamos a documentarte con libros y guías especializadas para complementar la información descrita. Comenzamos el recorrido junto a la casa que aloja el punto de información 0h 00min del Parque Natural de Urbasa y Andía. Por suerte podemos evitarnos caminar por la carretera gracias al sendero que discurre paralelo a ella.

Las marcas del Sendero de los Montañeros, con el que coincidiremos en parte de nuestra ruta, nos sirven de referencia a seguir. La senda nos lleva sin perdida al encuentro del itinerario adaptado que comienza en el cercano aparcamiento junto al que estamos pasando. Este recorrido circular nos hace las veces de guía en esta parte de nuestra ruta. Pronto llegamos al momento de abandonar el camino adaptado e introducirnos en el frondoso bosque. Casi al momento nos veremos recorriendo un amplio claro del bosque.

Al otro lado, una especie de camino cubierto por la hierba nos vuelve a introducir en el bosque. Camino que junto a las marcas que estamos siguiendo nos conducen hacia nuestro destino sin mayores complicaciones. Pronto nos veremos pasando junto a una antigua txabola de carboneros, casi al mismo tiempo que dejamos a nuestra derecha el GR que nos estaba acompañando hasta el momento.

Una senda que al momento desaparece bajo la hojarasca que la cubre. Ya al otro lado nos dirigimos hacia la aparente salida de los farallones rocosos que nos rodean, donde nos espera otro de los monumentos del Bosque encantado de Urbasa, el Gran Arco.

Fotohiking

Por suerte contamos con el GPS que nos sirve de ayuda para encontrar el Gran Boletus, que se esconde en este bosque. Llegar de un punto al otro de los que nos va señalando el GPS se convierte en una divertida tarea a través de este espectacular paraje. Salimos de este maravilloso caos para comenzar a ganar altura, como no podía ser de otra forma sin nada que nos guíe, salvo el GPS.

Tras un rato, frente a nosotros surge un cercado y el camino por el que asciende el itinerario de los Montañeros con el que volvemos a coincidir. Continuamos por este camino ganando altura ya sin tanto esfuerzo y con la inestimable ayuda de las marcas que vuelven a guiarnos. Aquí tenemos la nada desechable posibilidad de ascender recto, dejando a nuestra espalda el vallado, para acercarnos hasta una pequeña cueva situada no muy lejos.

Tras visitarla deberemos regresar hasta el cercado para retomar nuestra ruta que parece hacernos regresar camino abajo, un camino que nos llevó a pasar, seguramente sin darnos cuenta, junto a un antiguo Submarino varado en este Bosque encanto de Urbasa. Tras acercarnos a visitarlo retomamos nuestro trazado que nos hace separarnos poco a poco del cercado. De nuevo nos vemos inmersos en el caos de enormes piedras y engañosas simas que caracterizan a este bosque buscando la mejor forma de proseguir.

Si observamos con detenimiento, a la izquierda de este laberinto discurre una especie de camino que lo bordea encarando el nuevo ascenso que tenemos por delante. Una ruta que nos lleva a pasar junto a la enorme Cabeza de un Oso. Y poco después junto a un solitario Pato de dimensiones sorprendentes. El recorrido comienza a serpentear y para facilitarnos el trabajo comienzan a surgir los típicos hitos de piedras que lo señalizan.

Seguimos obligados a guiarnos por nuestros propios medios para ir encontrando el camino correcto. Una gran bola y lo que parece la cabeza y parte del cuello de un diplodocus son los siguientes personajes del bosque que nos saludan a nuestro paso. En este punto los que así lo consideren pueden regresar sobre sus pasos y evitarse así la ascensión final y el cresterío hasta la cima del Bargagain.

El Bosque Encantado de Urbasa, un lugar donde es muy fácil perderse

El resto seguiremos inmersos en plena ascensión a través del laberintico bosque que estamos recorriendo. Seguimos sin tener nada marcado el itinerario a seguir pero entre el GPS y el sendero que parece intuirse avanzamos sin demasiadas complicaciones. La proximidad del cresterío hacia el que nos dirigimos se deja notar en las rampas que tenemos que afrontar.

Nos acercamos al crestero por el que deberemos seguir aunque todavía nos espera otro caótico tramo para poder hacerlo. Veremos en un alto a unos doscientos metros unas rocas.

Bienvenidos a nuestros paseos-

Nos dirigimos hacia allí y empezaremos a ver algunas figuras llamativas. Hongo beltza. El dragón que vigila la entrada. Entrada al laberinto. Nos perdemos por este laberinto haciendo uso de nuestra imaginación, descubriendo las diferentes formas que adoptan las rocas. Enseguida nos encontramos con la tortuga y su cría encima. La tortuga y su cría. Subimos por la senda y veremos en el camino una piedra con forma de submarino.

Bosque encantado de Urbasa

El submarino Encontramos varias langas por las que atravesar la valla que custodia el camino y explorar este bosque encantado. Justo antes de que broten las nuevas hojas. En esta zona era habitual la construcción de carboneras. Como homenaje a aquellos sufridos carboneros sirva esta fotografía. Nos adentramos en el bosque de hayas. Conforme nos adentramos en el bosque aparecen las primeras concentraciones rocosas. Vagamos sin rumbo por las diferentes sendas que traza la vegetación, admirando la belleza del paisaje que tenemos a nuestro alrededor.

Un tupido "toldo" de hojas de haya nos protege de los primeros rayos solares. En nuestro caminar encontramos "caprichos" de la naturaleza. En esta ocasión vemos como una gran roca descansa en un espectacular tronco de haya Los aromas son intensos y son provocados por la masiva presencia de musgo y hojarasca a lo largo de todo nuestro paseo. El hongo yesquero lo encontraremos adosado a sauces, robles, hayas o encinas. Suele alcanzar gran tamaño.


  1. estados para solteros whatsapp.
  2. como ligar con un chico en la piscina.
  3. Urbasa El hayedo encantado (Rutas Navarra / Napar Bideak)?
  4. salas para chatear!

La principal utilidad que se le da es, una vez extraída la yesca, para encender fuego.